Retrospectiva

Publicado: 25 agosto, 2011 en Erasmus, Personal
Etiquetas:, ,

Ya ha pasado más de un mes desde que sonó el despertador del Erasmus. Ha sido un mes muy extraño, de desconcierto donde me he sentido muy desubicado.

Teatro Romano de Mérida

Buscar piso a la vuelta en Madrid no fue tarea fácil. Ni por asomo. Tras varios días de pateo por la capital del sur, encontramos al final un buen pisito, coqueto, en pleno centro, con la estación de Cercanías al lado y a 4 minutos de mi universidad. Cuando volví a Mérida tras estar en Getafe todo había cambiado. El tener que buscarte la casa era lo más parecido a la vida de estudiante que tendría en este verano descafeinado, tanto yo como mis amigos.

La vuelta a Mérida se me hizo larguísima (a parte ya de las paradas y retrasos del autobús), indicaba volver de nuevo a la vida familiar, con sus comidas de mamá, tu televisión en español, peleas y juegos con tu hermana, discusiones de política,… Y como no, los límites de hora, el marcaje continuo por parte de tus padres, las voces, los gritos,… la vuelta a casa.

A pesar de ser éste un verano muy corto para mí, que ni dos meses me está durando, como decía al principio, ha sido muy extraño. Los primeros días pocas o ningunas ganas tenía de salir de casa, no encontraba el momento para ver a mis amigos de aquí porque echaba de menos a los de allí, echaba de menos ese año que ya había pasado a la historia… He estado muy vago, sin ganas de hacer muchas cosas. Entre ellas no he puesto empeño en actualizar el blog o en cosas mucho más importantes en mi vida personal. Por éste motivo, el de sentirme extraño hasta en mi propia casa, el de estar desubicado, no he hecho cosas que debería haber hecho, así que a los que os ha incumbido esta evasión os pido perdón. He estado algo ido por esta depresión post-Erasmus que os digo yo, existe, no son los padres, aunque tengan mucho que ver. No obstante no dejo caer toda esta responsabilidad sobre ella, sino también a mi mismo… Necesitaba un respiro, necesitaba descansar, hemos hecho muchas cosas en 10 meses, que se dice pronto, pero desgasta.

Si no hubiera sido por trabajar de nuevo en la COPE este verano no sé qué hubiera sido de mi. Sinceramente, me ha dado un balón de oxígeno aunque a veces haya dejado una de cal y otra de arena. Pero eso está bien. Te vas acostumbrando a lo que viene, la cruda realidad. Menos mal también que me he sido un asiduo a la terraza del Festival de Mérida, una de las pocas vías de escape diarias tras madrugar, trabajar y dormir siesta. Èste año, ha sido interesante.

Muchos sinsabores me estoy llevando este verano. Quiero ponerle remedio. Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena… A partir de hoy voy a ser más yo, el de siempre. El que era en el colegio. El que fui en el instituto. El que estoy siendo en la Universidad. El que he sido en el Erasmus. El que soy.

Aún me quedan un par de semanas en Mérida con muchas dudas ante mi posible última “vuelta al cole”. Las voy a aprovechar al máximo 😉

Anuncios
comentarios
  1. MariliDM dice:

    No me puedo creer que llevases sin escribir desde que volvimos, mucho para tus costumbres. Creo que en esencia lo que dices en esta entrada es exactamente lo mismo que he sentido yo, los mismos perdones que debería pedir yo y la misma bomba de oxígeno he tenido yo con el trabajo, pero en La Ser 😉 Si cambias eso y la terraza del Festival de Mérida, por la terraza del bar de la piscina de mi pueblo, podría haberla escrito yo…jajaja. En fin estoy convencida de que Madrid nos devolverá la ilusión…. TVB!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s