La despedida (I): 10 meses soñando

Publicado: 17 julio, 2011 en Erasmus, Personal
Etiquetas:, ,

Último domingo en esta maravillosa ciudad. Aquí empiezan una serie de reflexiones de un estudiante entristecido que ve cómo está cerrando un ciclo de su vida.

Piazza IV Novembre, Perugia, Italia

Hace seguramente un año no hubiera sabido responder si el amor a primera vista existe o es una patraña e invención de mentes inquietas y enamoradizas. Hoy creo que mi percepción sobre ésta pregunta es completamente diferente. Yo he vivido un flechazo que ha durado casi diez meses, dónde cada cosa que vivía me gustaba más que la anterior. No estoy hablando de una persona, hablo de la ciudad dónde he vivido muchas de las experiencias más grandes de mi vida. No es ni Mérida ni Madrid y que, hace algo más de un curso ignoraba completamente su existencia. El martes, cuando ponga rumbo a casa será inevitable que parte de mi corazón se quede aquí, en Perugia.

Para los que estáis o habéis estado de Erasmus alguna vez sabréis que es absolutamente imposible hace un resumen de todo lo que nos ha pasado y hemos vivido. Siempre tendré en lo más profundo de mi corazón las típicas comidas con los amigos dónde hemos hablado desde cotilleos de la noche anterior hasta de televisión y medicina pasando por nuestro tema estrella “CyP” que tan buenos momentos nos ha dado. Jamás olvidaré el kilometraje tan grandísimo que hemos hecho en sólo un año: Roma, Estocolmo, Pisa, Florencia, Verona, Padova, Venecia, Nápoles, Capri, Pompeya, Makarska, Hvar, Split, Mostar, Dubrovnik, Palermo, Scilla, Tropea, Reggio Calabria, Cagliari, Catania,… que ha dejado huella y seguramente y sin exagerar pasarán de las 15.000 fotos para el recuerdo ilustrativo porque el de nuestra mente quedará imborrable y perenne de aquí a la eternidad. Esas noches de Piazza con sus innumerables historias de sobrios y hazañas de ebrios, sensaciones junto a una guitarra que suena a folklore español y sobre todo, vosotros, amigos.

No cabe lugar a dudas leyendo mis palabras que estoy triste, muy triste. Ha sido un ciclo de mi vida de los más grandes y que creo que todo estudiante universitario tiene que vivir. Las experiencias, sensaciones y mariposas que sientes te recuerdan cada día que eres joven y que te vas a comer el mundo. Estas ganas de vivir, disfrutar y soñar hacen que estos meses se te queden grabados en la memoria y que se cumpla la frase italiana de Erasmus una volta, Erasmus per tutta la vita. De hecho, tengo la convicción que para mí, el espíritu Erasmus no va a morirá este martes cuando embarque en el avión de regreso a España.

El 21 de Septiembre de 2010 comenzó este dulce sueño. Ahora más que nunca estamos apurando los últimos días y las últimas horas. Pizzas de Morlacchi, Cotoletas nocturnas, muchas dosis de Piazza, y sobre todo amigos que sabes que vas a tener y que los volverás a ver. La distancia hará mucho pero espero que la amistad con muchos de ellos durén muchos años.

Llega el momento de despertar. No vale vacilar más. Es el momento, hay que hacerlo.

Continuará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s