Dos meses de exilio

Publicado: 22 noviembre, 2010 en Personal
Etiquetas:, , , ,

Sesenta días han pasado desde que me monté en ese avión de air Europa rumbo hacia una nueva aventura. Sesenta días que parecen sesenta años. Dos meses depués comienzo a escribir porque se echan tantas cosas en falta estando de Erasmus…

Han sido tantas las situaciones memorables y momentos inolvidables que es difícil ordenarlos según cualquier orden. En todo este tiempo que llevo aquí he adquirido unos conocimientos que van más allá del saber de una lengua o de simplemente, algún “ente” para mi futuro profesional.

Cuando aludo al término exilio, quiero referirme a mi forma y manera de vivir en tierras italianas. Vivo en comuna, con otras nueve personas más; estamos todo el día de huelga y casi sin clase; siempre nos juntamos españoles, en güetos y todavía no he comido garbanzos, lentejas o migas de mi madre. ¿De quién sino? De esa mujer a la que le debo la vida y que tan pocas veces le digo que la quiero. La familia, que siempre te rodea, te apoya en los malos momentos y te tiende la mano pase lo que pase. También echo de menos a mi padre y a mi hermana Alicia, que bastante me sufren y padecen cuando estoy en casa y siempre tienen buenas caras para mi. Quisiera un gazpacho con chuletas de mi madre, con mi padre viendo su canal favorito (que no diré cual es), un abrazo incombustible de mi hermana… Se echan tantas cosas en falta estando de Erasmus…

Mérida es mi pueblo al que siempre querré a pesar de tenga muchas taras para los que lo conocemos bien. Pero, al fin y al cabo está tu casa, y como no, tus amigos. A esos que tanto has hechado de menos y de los que tanto te has acordado y desearías tener siempre contigo para vivir este maravilloso sueño en el que estás metido. No voy a individualizar, porque sabéis quienes sois, para qué decir más, si con una mirada lo sabéis todo (y con los millones de privados vía tuenti que nos hemos enviado). Gracias por soportarme en los días tontos y por divertirme tanto con vosotros. Otra cosa que tengo también muy presente es la alcachofa de la Cope, que representa para mi dos veranos inolvidables y de donde he aprendido todo todo todo lo que sé. Esas reuniones de becarios, esos plenos soporíferos, las llamadas de las maris y las pepas al magazine, esa cobertura del mundial, esos compañeros periodistas,… Se echan tantas cosas en falta estando de Erasmus…

Con sólo 20 años he probado suerte en tres ciudades, de las que me llevo magníficos recuerdos de cada una. A Mérida hay que añadirle Madrid y ahora, por supuesto, Perugia. En Madrid he vivido una etapa de mi vida de liberación gigantesca, la típica que te invade cuando llegas a una gran ciudad. Todo lo que te rodea ha cambiado. Sólo hay una cosa que sigue siendo igual: tú. Aunque a veces te sientas influído por tu nuevo entorno, ha evolucionado tu mente pero la esencia la sigues conservando, aunque sea tu genio, pero es tuyo. No me imagino a día de hoy mi vida sin esos dos años getafeos. El catorce, el diecisiete, la estúpida de la repro, las patatas grasientas de la cafetería, el cercanías, la base par, las cachimbas, la 258, el difunto Dolce, el Old School ‘Deluxe’,… así podría seguir hasta acabar los caracteres del post, pero ya sabeís que lo que más me importa a mi, son las personas. La convivencia ha sido de lo mejor, pese a nuestros más y menos, como es natural. Pero sin duda me quedo con vosotros… Se echan tantas cosas en falta estando de Erasmus…

Ahora todo ha cambiado. Ya no puedes decirle a tu hermana que tardas tres horas en volver a casa si algo pasa, o poner un dedo en un mapa y decir “mira que cerca estamos”. Ahora esa distancia es un palmo. Menos mal que he encontrado tantos valores, como decía al principio, que seguramente vayan a cambiar (si no lo han hecho ya) mi vida para siempre.

Cuando me preguntan “Bueno, cuentame, que seguro que tendrás mil cosas, ¿cómo te va?” No sé que responder. Te suceden tantas cosas al cabo del día que no puedes condensarlo todo en un solo momento. En general, la vida de esta coqueta y piccola città es lo más amena que os podeis imaginar. Después de subir sus innumerables cuestas y haber visto toda sus acogedoras casas piensas: me gusta. Me gusta irme al Domus, al Velvet, a Metropolintano, al Merlin, a la Tana (perdón, esto sólo eran discotecas) Me gusta todo lo que me rodea aunque a veces estés de bajón y necesites algún cariño o alguna palmadita en la espalda. Para eso, creo que ya tengo lo que necesitaba. Ubriaquez tras ubriaquez de Pinheiro, Antilles, o de lo que saea, sabes que la amistad ha vuelto a ti y a lo grande. No me quiero extender demasiado (ya lo sé, ya es tarde) pero esto hay que vivirlo. Echa el Erasmus, sea donde sea.

Con todos los pros y lo contras no quiero volver. Cuanto más tiempo pase aquí más me llevo y más os disfrutaré cuando regrese.

Venga chicos, cotoleta y pa`casa 😉

Anuncios
comentarios
  1. bel dice:

    algo tiene esta piccola città que engancha..y de qué manera.
    due messi ragazzo y parece como si te conociese de hace due anni..

    ..y esto solo acaba de empezar!

    😉

  2. MariliDM dice:

    Como soy fiel a tu blog voy a comentar, además me gusta mucho tu entrada, y también me gusta mucho sentirme identificada con muchas cosas de las que dices, con Madrid y con Perugia… Me alegro mucho de pertenecer a la comuna hippy, jajaja

  3. lrodriguezgo dice:

    te quiero muchisimo!
    te echo d menos a pesar d q desde hace 2 años nos vemos en contadas ocasiones!
    pero tú eres especial para mi y lo serás PARA SIEMPRE!

    (L)

  4. Freddy dice:

    Pepaaaa!! iros a reiros de otro medio! hoy aparqué en la Rambla, junto a casa de Alex, con la que tengo una qdada pendiente que hace ya un par de semanas que no la veo…, y me he acordado de ese último desayuno de feria con vosotros dos y con jesús.. q ahora se nos ha ido a Nicaragua y digo “joder, cómo los echo de menos!” =(
    miss u, ragazzo!

  5. bea :) dice:

    Te quiero, sólo eso!
    puede haber algo más bonito que una persona tan pequeñita como yo pueda querer tanto a alguien? 😀 pues toma, ahi tienes comentario bonito 🙂
    con cada letra que escribes (menos la parte de Italia, claro) me siento identificada; que grande tener a alguien cerca (aunque ahora no:( ) que comparta contigo tantísimas cosas…tendría que estar hasta las narices de ti, pero fijate qe es al reves 🙂 tengo mono de mi plumi!! quiereme mucho este finde qe lo echo de menos 😉

  6. pues como tu muy bien me has recomendado aqui estoy leyendome tus aventuras por italia y dejando huella de mi paso por tu blog…no creas que me olvido de tus informativos eh???a ver si saco un hueco y te los mando. bueno peque que te keremos mucho y te echamos de menos. contento????ala, pues a pasarlo bien. besitos

  7. henricovich(kiiiiiiiiiiki) dice:

    que gran razon llevas en todo lo que dices….me encanta esa ultima frase tuya que dice:

    “esto hay que vivirlo. Echa el Erasmus, sea donde sea.

    Con todos los pros y lo contras no quiero volver. Cuanto más tiempo pase aquí más me llevo y más os disfrutaré cuando regrese”
    Chapó Cesare!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s